San Isidro en Familia

Los padres de Isidro se llamaban Inés Quintana y Pedro Merlo, según afirma Lope de Vega sin que haya sido confirmada por otras fuentes esta afirmación del ‘Fénix de los Ingenios’.

Además, cuenta la tradición cristiana que vino al mundo en el seno de una familia humilde del arrabal mozárabe de San Andrés. Que se encontraba situado extramuros de la fuerte muralla que protegía el alcázar y la almudayna islámica, en la actual zona de La Latina.

María Toribia nació en la aldea de Caraquiz (entonces perteneciente al Común de Villa y Tierra de Uceda, hoy es una urbanización dentro del municipio de Uceda) al filo del siglo XII, entre 1095 y 1100.

Siendo joven, María se trasladó a Torrelaguna a vivir con unos parientes, y entró de sacristana en una de las iglesias de Torrelaguna. El futuro santo llega a Torrelaguna como refugiado.

Allí se conocieron, siendo Isidro, labrador en las posesiones que Don Juan de Vargas tenía en la aldea madrileña. Ambos se casaron en la Iglesia de la Magdalena de Torrelaguna, y tuvieron un hijo al que llamaron Illán, que también sería canonizado por la Iglesia siglos después.

Juan Bernabé Palomino, Verdadero Retrato de N.ª S.ª de la Antigua, y del Bendito San Illán

Al nacer Illán la familia se traslada a Madrid, a casa de Don Juan de Vargas (hoy museo), donde Isidro entra a servir. En esa casa es donde se produce uno de los milagros más conocidos de este matrimonio de santos: después de que el pequeño Illán que cayera a un pozo, gracias a su oración, las aguas del mismo subieron para poder rescatarle.

Cuenta la tradición cristiana que vino al mundo en el seno de una familia humilde del arrabal mozárabe de San Andrés. Que se encontraba situado extramuros de la fuerte muralla que protegía el alcázar y la almudayna islámica, en la actual zona de La Latina.

El viernes día 30 de noviembre de 1172, festividad del apóstol San Andrés y por ello fiesta de su parroquia, murió Isidro con noventa años de edad. Estuvieron a su lado su esposa María y su hijo Illán, ambos santos. Recibió la extremaunción, dicto testamento dejando alguna tierra, su borriquillo, los aperos de labranza y parco vestido.

Pidió perdón al señor de sus faltas y diciendo que pronto vivirían en Madrid muchos cristianos, le rogaron a su familia que fueran fieles al amor de Dios. (Memoria de Madrid)

Cuando Illán fue mayor de edad sus padres deciden separarse para vivir una vida más santa: María de la Cabeza regresó a Torrelaguna donde comenzó a hacer milagros mientras cuidaba la ermita de la Virgen de la Piedad de Torrelaguna (hoy en ruinas); Isidro permaneció en Madrid con Illán. Isidro murió en Madrid en 1172, a la edad de 90 años. Tras la muerte de su esposo María volvió a Uceda, donde murió a la edad de 80 años, entre 1175 y 1180. Actualmente sus restos se encuentran en la Catedral de la Almudena de Madrid.

La festividad de Santa María de la Cabeza se celebra el el 9 de Septiembre. En el callejero madrileño existen, nombrados en su honor, el paseo de Santa María de la Cabeza y la glorieta de Santa María de la Cabeza. En el Puente de Toledo, sobre el río Manzanares, hay sendas esculturas de los dos esposos.

Santa María de la Cabeza

De nombre María, y posiblemente María Toribia, como así parece ser que se llamaba, nació en la alquería de Caraquiz, donde se ubica la actual urbanización, perteneciente a la Villa de Uceda. Nació posiblemente a finales del siglo XI, principios del XII, en el seno de una familia de labradores . Debido al fallecimiento deSigue leyendo «Santa María de la Cabeza»

Camino Santa María de la Cabeza, Caraquiz a Uceda

Ruta lineal que une el pueblo de Uceda con la urbanización Caraquiz, situada a orillas del río Jarama. (Caminos de Guadalajara) Santa María de la Cabeza, María Toribia, como así parece ser que se llamaba, nació en la alquería de Caraquiz, donde se ubica la actual urbanización, perteneciente a la Villa de Uceda. Cuando muerenSigue leyendo «Camino Santa María de la Cabeza, Caraquiz a Uceda»

San Isidro, haciendo puentes

En el Puente de Toledo, construido en el siglo XVIII por Pedro de Ribera, podemos ver, en dos hornacinas con elementos churriguerescos, esculturas de piedra caliza que representan a santa María de la Cabeza, con un cántaro en la mano, y a san Isidro, salvando a su hijo del pozo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: